17
Sep
09

De Iturbide, tumbas falsas y sospechosismos

En su edición de hoy jueves 17, el periódico Impacto (ya sé, ya sé, pero hay que leer de todo) trae, en su esquina superior izquierda la llamada a la columna Los Malosos. La primera línea es, por decir lo menos, emocionante:

  • Para Ripley: Celebran misa en honor al emperador Iturbide

¿No es una belleza? Aquí la tercera llamada del mismo espacio:

  • Show majestuoso del Zócalo, ¿en honor a los 70 años del PAN?

Como esto es un asunto donde la Historia, las curiosidades, los jaloneos ideológicos y el sospechosismo se conjuntan, transcribo el parrafito de la columna:

“Las cosas que se ven rumbo al Bicentenario de la Independencia. un grupo de admiradores celebrará una misa en honor al emperador Agustín de Iturbide el día de su natalicio, 27 de septiembre, en la capilla [de] San Felipe de Jesús de la catedral Metropolitana, donde yacen sus restos junto a la bandera trigarante [?]. El polémico [!] militar que combatió a los insurgentes se quedó solo en la Catedral después de que los restos de Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón fueron trasladados a la Columna de la Independencia junto a Juan Aldama, Mariano Jiménez, Ignacio Allende, Mariano Matamoros, Francisco [otra vez….] Javier Mina , Guadalupe Victoria, Andrés Quintana Roo y la única mujer, Leona Vicario”.

 Lo que admira es que el autor de Los Malosos, don  José Ureña, apenas en 2009 se haya enterado de que cada año, desde hace mucho, hay una misa en memoria de Agustín de Iturbide en Catedral el 27 de septiembre, y peor aún que lo achaque a ocurrencias “rumbo al Bicentenario de la Independencia”. Las discusiones sobre el Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia dan para eso y más, pero la misa, esa misa, no tiene ningún vínculo con las conmemoraciones; son dos asuntos muy diferentes. Esto es sospechosismo en estado químicamente puro, seamos sinceros.

Por otro lado, lo que queda de Don Agustín no está solo, lo acompañan el corazoncito de Anastasio Bustamante y, en algún porcentaje indeterminado, algo de lo que queda del general Mier y Terán, que en un ataque de depresión no solo se suicidó ante la tumba de Iturbide, sino que además pidió lo sepultaran allí mismo.

Ahora, como en esta efervescencia septembrina, somos propensos a andar creyendo muchas cosas, ya circula por allí algo que dicen es una especie de leyenda poblana -que confieso NUNCA antes haber escuchado- según la cual Iturbide no murió fusilado, sino que, dejando embarcado a un doble, se fue a Puebla esperando rehacer sus fuerzas. Como intervienen ángeles y otras curiosidades celestiales,  Iturbide acaba sus días 30 años después en una cueva, entregado al servicio de Dios. Esta película creo haberla visto hace unos ocho años, con la versión de un Maximiliano perdonado, subrepticiamente trasladado a El Salvador, y que se murió muy anciano, teniendo un negocio de algo así como banquetes y eventos sociales y llamándose Justo Armas.  En aquella ocasión, y lo recuerdo por la gracia con que me lo dijo, el economista e historiador austriaco Konrad Ratz me aseguraba: “el 19 de junio de 1867, a las 7 de la mañana, Maximiliano de Habsburgo estaba muerto y bien muerto”.  En tanto no tengamos algo más sólido que la leyenda poblana, cuyos detalles podemos leer a gusto en la edición de esta semana de Milenio Semanal, y que  habla de alguna dama caritativa que se esmeró con los chiles en nogada que le ofreció a un disfrazado Dragón de Fierro,  algo así tendríamos que decir de Agustín de Iturbide.

Por otro lado, si de construcciones literarias sobre Iturbide se trata, me gusta más pensar en ese diálogo imaginario que, juguetonamente escribió en el Día de Todos los Santos de 1825, don Joaquín Fernández de Lizardi, el Pensador Mexicano, que pone por título Diálogos de los Muertos. Hidalgo e Iturbide, donde ambos personajes discuten cosas como esta:

HIDALGO: ….Dígame usted ¿en qué estado dejó mi obra a su llegada a estos lugares?

ITURBIDE:  ¿De qué obra me habla usted?

HIDALGO: De cuál ha de ser, de la Independencia de la América.

ITURBIDE: ¡Oh! ésa no fue obra de usted sino mía. Usted no hizo otra cosa que alborotar la jicotera sin poder llevar al cabo la empresa, cuando yo lo hice todo en siete meses.

HIDALGO: Nunca le negaré a usted la gloria que merece por la política de su Plan y lo activo e infatigable que fue en ejecutarlo; pero ciertamente ya hice más que usted….

Y así por un buen rato.  Y no puedo menos que recordar el discurso de ingreso a la Academia Mexicana de la Historia pronunciado por don Edmundo O´Gorman, acerca, precisamente, de Hidalgo y del tironeo entre Iturbide y el Congreso, por impulsar el reconocimiento oficial de los méritos del cura de Dolores y sus compañeros. O´Gorman afirma que Iturbide quiso lanzar a los insurgentes a un “limbo histórico”, pero se enfrentó a una resistencia tenaz en la que hubo pocas victorias, apenas la inclusión del 16 de septiembre en un par de decretos referentes al calendario de fiestas oficiales, y, en esas articulaciones simbólicas [otra vez, la canija ideología] que nos gustan tanto en México, resultaba que los votos a favor de consolidar la memoria de Hidalgo héroe tenían un aroma claramente republicano.

 Caído Iturbide, las cosas cambiaron. En 1823,   el Congreso decretó que se honraría la memoria de los iniciadores de la insurgencia, a quienes declaraba “beneméritos de la patria en grado heroico” y dispusieron que se recuperaran los restos enterrados en sitios tan diversos como la lejana Chihuahua, Pénjamo y Ecatepec para rendírseles sentido homenaje y darles elegante sitio de reposo en la Catedral. Puesto que los huesos de los insurgentes se merecen su propia entrada, baste por el momento apuntar el contenido de la disposición, porque, apunta O´Gorman, mientras que los insurgentes fueron enaltecidos, Iturbide quedó “degradado”. Como se puede ver, la disputa por los méritos de Iturbide, historia una vez más, ha sido accidentada, y sus dotes de negociador, de unificador, de político, se miran con desconfianza cada vez que vuelven a salir a la luz.  Ese es, muuy probablemente, el origen del encantador párrafo que hoy nos regala Los malosos. En cuanto a lo de que el espléndido espectáculo de la noche del 15 de septiembre es un “festejo encriptado” por los 70 años de vida del Partido Acción Nacional, no hay nada que lo sostenga. les digo, sospechosismo puro.

Anuncios

2 Responses to “De Iturbide, tumbas falsas y sospechosismos”


  1. 1 Abel Torres
    septiembre 29, 2009 en 5:00 pm

    Antes que nada, muchas felicidades por su estupendo blog. Y tambien muchas gracias por escribir estas lineas no a favor de una persona, ni de algun heroe, son lineas a favor de la justicia historica que aun esta endeudada con la memoria del Libertador de la Nueva España, Agutin de Iturbide. Yo no creo lo de aquellas “leyendas poblanas”, definitivamente parecen ser libretos cinematograficos. Y regresando a lo que yo llamo justicia historica, ya se ve un poco de ella, aunque sea una moneda de $5.00, parece que algo se trata de salvar de la memoria del infortunado emperador. Nuevamente, muchas felicidades y aunque no tengo el gusto de conocerle, le envio un abrazo. Gracias!!!

  2. 2 Bertha Hernández
    octubre 2, 2009 en 1:53 pm

    Muy estimado Don Abel: es un gusto que le haya gustado el blog. Trataré que le siga gustando.Y gracias por sus amables expresiones sobre lo que aquí se escribe. Se intenta que la historia sea como es, amena, atractiva, divertida y emocionante, y lo más importante, que sirva para pensarnos y para entendernos en esta accidentada antesala del Bidentenario de inicio de la Independencia. Y no solo hay que escribir del pobre de don Agustín, sino de muchos otros que no han sido suficientemente estudiados, suficientemente comprendidos, suficientemente reconocida su aportación a lo que somos en el siglo XXI. Pero estamos en eso, a través de este Reino y del programa radiofónico Tiempo y Espacio que conduzco en Radio Ciudadana del Instituto Mexicano de la Radio. No sé desde donde nos escribe, pero siempre es bienvenido en este blog y, si le llama la atención, puede escucharnos o bien por radio en el 660 de AM o en internet, desde la página del IMER, http://www.imer.com.mx. Este es un programa quincenal, y mañana hay programa. Hablaremos de las últimas noticias de las investigaciones de la Conferencia del Episcopado Mexicano sobre las excomuniones de los sacerdotes Hidalgo y Morelos, y hablaremos de algunas otras cosas interesantes. Si tiene tiempo y disposición, está invitado.
    Y regresando a don Agustín de Iturbide: ciertamente le ha ido bastante mal en los tejidos e interpretaciones de la historia que compartimos los mexicanos (y esto algún día, espero, habrá de equilibrarse), pero de eso a colgarle milagros en los que no está involucrado, es, simplemente, un exceso de suspicacia o una carencia de conocimiento. Y por otro lado, qué bueno que es ya poseedor de la moneda de 5 pesos que representa a Iturbide. El problema con esas moneditas es que ni acaban de circular ni acabamos de reunirlas todas, pero acabarán, también, por estar a la mano, espero seriamente.
    Gracias por escribir en este espacio, requisito indispensable para que este Reino de Todos los Días prospere y roce, de alguna manera, una de las muchas formas de felicidad.
    Un abrazo y siempre es muuuy bienvenido.
    Bertha.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


En todo el Reino

septiembre 2009
L M X J V S D
    Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 7.574 seguidores

Y EN EL VÉRTIGO DE TWITTER…

Comentarios recientes

Bertha Hernández en Postal del pasado remoto: los…
Carlos Gaudencio Vil… en Postal del pasado remoto: los…
juan carlos gonzalez en La Patria está en todas p…
Bertha Hernández en El grito según Federico G…
AGUSTIN SANCHEZ GONZ… en El grito según Federico G…
JUAN ANTONIO HERNAND… en Postales del tiempo pasado: El…
Bertha Hernández en Tres postales de memoria: la j…
Bertha Hernández en Tres postales de memoria. Dos:…
Bertha Hernández en Tres postales de memoria. Dos:…
Gabriel J. García Le… en Tres postales de memoria: la j…

Aquí se habla de:

Para tener a mano

"Hidalgo la historia jamás contada" Adolfo López Mateos Agustín de Iturbide Alejandro Giacomán Ana de la Reguera Antonio Serrano Bertha Hernández Bicentenario del Inicio de la Independencia Biografía de Ignacio Manuel Altamirano Centenario de la Decena Trágica Centenario del Inicio de la Revolución Cine mexicano Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos conmemoraciones cívicas Conmemoraciones del año 2010 conmemoraciones históricas conmemoración del 20 de noviembre conmemoración de la batalla del 5 de mayo cráneo de Miguel Hidalgo cultura funeraria mexicana del siglo XIX Daniel Giménez Cacho Decena Trágica Demián Bichir desfile conmemorativo del 20 de noviembre Día de Muertos en México embalsamamiento de cadáveres Federico Gamboa Francisco I. Madero Francisco Zarco Fuertes de Loreto y Guadalupe Gabriel García Márquez Guillermo Prieto Historias de periodistas mexicanos homenaje a los restos de los caudillos de la independencia Ignacio Allende Ignacio Manuel Altamirano Ignacio Zaragoza Jacobo Dalevuelta Joaquín D. Casasús Josefina Zoraida Vázquez José Emilio Pacheco Laura Méndez de Cuenca Leona Vicario Libros Bertha Hernández G. libros de texto gratuitos Manuel Acuña Martín Luis Guzmán Maximiliano de Habsburgo Miguel Hidalgo Miguel Hidalgo y Costilla Monedas conmemorativas Muerte de Ignacio Manuel Altamirano México Conmemoraciones del Bicentenario Palacio Nacional Panteón del Campo Florido Panteón de San Fernando Pelicula El Infierno Peliculas del Bicentenario México 2010 Película "Héroes Verdaderos" Película Hidalgo la Historia Jamás Contada Películas Bicentenarias Películas del Bicentenario México películas históricas Películas sobre Miguel Hidalgo Pepe Fonseca Personajes en monedas de 5 pesos conmemorativas Poetas mexicanos del siglo XIX Reportero Gabriel García Márquez Restos de José María Morelos restos de los caudillos de la Independencia Restos humanos de personajes célebres Rosario de la Peña y Llerena Terremoto de 1985 en la Ciudad de México traslado de los restos de los caudillos de la independencia en 1823 Zócalo de la Ciudad de México

A %d blogueros les gusta esto: