01
Jul
14

José Emilio Pacheco: Destilado de historia

Tantos días sin don José Emilio, y tanto transcurrido desde entonces: diluvios, soles abrasadores, temblores, la muerte de Gabriel García Márquez. Y ahora, entre los días nublados, entre la lluvia que no se acaba y que amenaza con hacer resurgir de entre las aguas del viejo lago a la antigua Tenochtitlan, a algunos les da por recordar que hoy, 30 de junio, era el cumpleaños de JEP. Y a la hora que escribo esto, empieza, allá en Ciudad Universitaria, el homenaje nacional que, más allá de los usuales números luctuosos en el Palacio de Bellas Artes, ojalá reúna a muchos de sus lectores, sin que la lluvia y los vigilantes de las instalaciones del INBA enchinchen a los leales que, libro bajo el brazo, lleguen a las viejas piedras volcánicas en el sur de la megalópolis, monstruosa y entrañable, en la que se ha convertido la ciudad de México.

El tiempo, el pasado, la historia, los ecos de la memoria, aparecen una y otra vez en la poesía de JEP.  Desde la decadencia de la Serenísima República pintada por Canaletto. Hasta la melancólica certeza de lo que uno recordará el último día del mundo, sea cual sea. Cenizas de amores calcinados en Pompeya, maldiciones virreinales sepultadas en el subsuelo lodoso de la vieja ciudad, todo, nos advierte Luis González y González, es historia. Y JEP lo comprende a la perfección.

Pero esto no es un análisis literario. Es, nada más, un breve recuento; unas gotas de la poesía de don José Emilio, donde la Historia, las historias, están presentes para movernos a pensar, para disfrutar, para agregar el guiño poético de JEP al largo, tumultuoso discurso de la historia, visto desde una cierta melancolía del presente.

 

Bajo el suelo de México verdean

Eternamente pútridas las aguas

Que lavaron la sangre conquistada.

                                                                                           El reposo del fuego.

 

Dijo el virrey: los hombres de esta tierra

Son seres para siempre condenados

A eterna oscuridad y abatimiento.

Para callar y obedecer nacieron.

 

La injuria del virrey flota en el lodo.

Ningún tiempo pasado ciertamente

Fue peor ni fue mejor.

                                                                                       El reposo del fuego.

 

UN MARINE

Quiso apagar incendios con el fuego.

Murió en la selva de Vietnam

Y en vano.

 

CHE

Ellos

Al darle muerte

Le otorgaron

La vida perdurable.

 No me preguntes cómo pasa el tiempo.

 

 

LAS VOCES DE TLATELOLCO

 

Eran las seis y diez.  Un helicóptero

Sobrevoló la plaza.

Sentí miedo.

 

Cuatro bengalas verdes.

 

Los soldados

Cerraron las salidas.

 

Vestidos de civil,

Los integrantes del Batallón Olimpia

-mano cubierta por un guante blanco-

Iniciaron el fuego.

                                                                     No me preguntes cómo pasa el tiempo.

 

ACELERACIÓN DE LA HISTORIA

Escribo unas palabras

                               y al minuto

ya dicen otra cosa,

                               significan

una intención distinta,

se hacen dóciles

                               al Carbono catorce:

criptogramas

                               se un pueblo remotísimo

que busca

                               la escritura en tinieblas.

                                                                                      No me preguntes cómo pasa el tiempo.

 

 

 VENECIA

                                           Cada golpe de agua provocado por los
                                           Motores hunde un poco más a Venecia
                                                                                      Excelsior, 1967

 Venecia es un fantasma.

Fue inventada

 por Canaletto.

La pintó en el agua.

 

Negación de Lepanto,

cada piedra

es oriental

y floreció en Bizancio.

 

Todo lo unido tiende a separarse.

Los islotes se hunden en la laguna.

El mar que la esculpió

Hoy la destruye.

                                                                      No me preguntes cómo pasa el tiempo.

 

POMPEYA

La tempestad de fuego nos sorprendió en el acto

De la fornicación.

No fuimos muertos por el río de lava.

Nos ahogaron los gases. La ceniza

Se convirtió en sudario. Nuestros cuerpos

Continuaron unidos en la piedra:

Petrificado espasmo interminable.

                                                                                         No me preguntes cómo pasa el tiempo.

 

 

En el último día del mundo dirás su nombre.

                                                                                                           De algún tiempo a esta parte.

 

Anuncios

4 Responses to “José Emilio Pacheco: Destilado de historia”


  1. 1 Felipe Galvez
    julio 1, 2014 en 4:25 am

    Doña Bertha Hernández: Gracias por participarme sus afanes que desde ya hago míos. Y también gracias por incorporar a mi tatarabuelo Francisco Zarco entre los personajes significados de su reino de todos los días.

    Felipe Gálvez Comunicación y estructuras de poder. Tel oficina:54-83-74-42

    • 2 Bertha Hernández
      julio 1, 2014 en 4:59 am

      Muy estimado don Felipe: la agradecida soy yo por su generosa lectura de los caminos de este Reino. Don Francisco Zarco es, en efecto, uno de los grandes genios tutelares de este blog. No me canso de leerlo, de examinar su biografía, de leer su periodismo formal y de reírme de sus diabluras. De eso tratará una muy próxima entrada en este Reino. Espero que le parezca entretenida. Le mando un gran saludo.
      Bertha.

  2. julio 1, 2014 en 2:07 pm

    Un placer leerla Bertha Hernández


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


En todo el Reino

julio 2014
L M X J V S D
« Abr   Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 7.577 seguidores

Y EN EL VÉRTIGO DE TWITTER…

Comentarios recientes

Bertha Hernández en Postal del pasado remoto: los…
Carlos Gaudencio Vil… en Postal del pasado remoto: los…
juan carlos gonzalez en La Patria está en todas p…
Bertha Hernández en El grito según Federico G…
AGUSTIN SANCHEZ GONZ… en El grito según Federico G…
JUAN ANTONIO HERNAND… en Postales del tiempo pasado: El…
Bertha Hernández en Tres postales de memoria: la j…
Bertha Hernández en Tres postales de memoria. Dos:…
Bertha Hernández en Tres postales de memoria. Dos:…
Gabriel J. García Le… en Tres postales de memoria: la j…

Aquí se habla de:

Para tener a mano

"Hidalgo la historia jamás contada" Adolfo López Mateos Agustín de Iturbide Alejandro Giacomán Ana de la Reguera Antonio Serrano Bertha Hernández Bicentenario del Inicio de la Independencia Biografía de Ignacio Manuel Altamirano Centenario de la Decena Trágica Centenario del Inicio de la Revolución Cine mexicano Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos conmemoraciones cívicas Conmemoraciones del año 2010 conmemoraciones históricas conmemoración del 20 de noviembre conmemoración de la batalla del 5 de mayo cráneo de Miguel Hidalgo cultura funeraria mexicana del siglo XIX Daniel Giménez Cacho Decena Trágica Demián Bichir desfile conmemorativo del 20 de noviembre Día de Muertos en México embalsamamiento de cadáveres Federico Gamboa Francisco I. Madero Francisco Zarco Fuertes de Loreto y Guadalupe Gabriel García Márquez Guillermo Prieto Historias de periodistas mexicanos homenaje a los restos de los caudillos de la independencia Ignacio Allende Ignacio Manuel Altamirano Ignacio Zaragoza Jacobo Dalevuelta Joaquín D. Casasús Josefina Zoraida Vázquez José Emilio Pacheco Laura Méndez de Cuenca Leona Vicario Libros Bertha Hernández G. libros de texto gratuitos Manuel Acuña Martín Luis Guzmán Maximiliano de Habsburgo Miguel Hidalgo Miguel Hidalgo y Costilla Monedas conmemorativas Muerte de Ignacio Manuel Altamirano México Conmemoraciones del Bicentenario Palacio Nacional Panteón del Campo Florido Panteón de San Fernando Pelicula El Infierno Peliculas del Bicentenario México 2010 Película "Héroes Verdaderos" Película Hidalgo la Historia Jamás Contada Películas Bicentenarias Películas del Bicentenario México películas históricas Películas sobre Miguel Hidalgo Pepe Fonseca Personajes en monedas de 5 pesos conmemorativas Poetas mexicanos del siglo XIX Reportero Gabriel García Márquez Restos de José María Morelos restos de los caudillos de la Independencia Restos humanos de personajes célebres Rosario de la Peña y Llerena Terremoto de 1985 en la Ciudad de México traslado de los restos de los caudillos de la independencia en 1823 Zócalo de la Ciudad de México

A %d blogueros les gusta esto: