Posts Tagged ‘Historia en Vivo

31
May
16

Tres postales de memoria: la justicia de la historia. Uno: Cotita de la Encarnación.

El fin de semana pasado traje a las páginas de La Crónica de Hoy el recuerdo de la comunidad de varones juzgados por sodomía en la ciudad e México entre 1657 y 1658, cuyo personaje más visible, Juan de la Vega Galeano o Galiano, quien se enfadaba si no le llamaban por su nombre de guerra, Cotita de la Encarnación, y cuya historia abreviada pueden leer aquí.

De Cotita escribió en su tiempo Gregorio Martín de Guijo, autor de uno de esos alucinantes diarios de sucesos, donde se funden los sucesos relevantes con los prodigios y las miserias. Dijo el contemporáneo de Cotita que era muy buen lavandero, que era limpio, aseado “y curioso”. habló de su jubón blanco con muchas cintas de colores en las mangas. En el siglo XX, ya desmecatado (como si alguna vez hubiera estado demasiado contenido), Salvador Novo, en uno de los últimos libros de su vida, “Las locas, el sexo y los burdeles, también tocó el tema. Pero el nuevo siglo trajo, como señalo en el #HistoriaEnVivo de esta semana, otro tipo de rescate memorioso: que Cotita haya sido reivindicado como víctima de un “crimen de odio”, para ser una de las referencias históricas en una marcha del orgullo homosexual en la Puebla de 2012, habla de los sucesos que sobreviven pese a los esfuerzos por desvanecerlos. Contradicción brutal: muchas cosas que el Tribunal del Santo Oficio censuró y prohibió y burocráticamente -en el peor sentido de la palabra- almacenó, son hoy plenamente conocidos: bailes, canciones, impresos, entre comedias, hojas volantes y periódicos, de los cuales algunos sobreviven y otros no dejaron más huella en la tierra que esa mención en un edicto, pegado alguna vez en los muros de una iglesia novohispana.

Hace seis años, un poeta, Luis Felipe Fabre, publicó un libro llamado “Sodomía en la Nueva España”, donde está contado, en clave poética, el caso de Cotita y de los 13 más con los que fue quemado en San Lázaro en 1658. Aquí comparto unos fragmentos:

Dice Gregorio Martín de Guijo en una página de su diario:
Martes 6 de noviembre de este año de 1658.
Dice:
A las once horas del día
sacaron de la Real cárcel de esta corte
a quince hombres: los catorce para que muriesen quemados,
y el uno, por ser muchacho, condenado a doscientos azotes
y vendido a un mortero
por seis años.
Salen
Juan de la Vega,
Miguel Gerónimo, Miguel de Urbina,
Juan Correa, Juan Martín, Juan de Ycita, Benito Cuebas,
Gerónimo Calbo, Joseph Durán, Simón de Cháves,
Nicolás de Pisa, Christobal de Victoria,
Domingo de la Cruz, Matheo Gaspar
y Lucas Matheo, el menor,
y dicen:
Ay de nosotras.
Dice Gregorio Martín de Guijo en una página de su diario:
Lleváronlos por la calle del Reloj y volvieron
por la esquina de las casas de la marquesa de Villamayor,
y fueron vía recta hasta la albarrada de San Lázaro.
Se despobló la ciudad, arrabales y pueblos fuera de ella
para ver esta justicia de catorce personas
por el pecado de la sodomía,
dice,
en una página

Dice Gregorio Martín de Guijo en una página de su diario:
En el brasero se empezó a dar garrote al dicho Cotita
y acabaron con todos los catorce
a las ocho de la noche
que les pegaron
fuego.
Sale
el Fuego: aplausos:
sale el Fuego: verdugo en llamas: sale el Fuego
y ardiente besa a Juan de la Vega en los labios: aplausos.
Un pudoroso biombo de flamas se despliega escondiendo tras de sí
la orgía a muerte del Fuego y los sodomitas
mientras el Otro, teñido de ceniza,
sube al brasero y se pone
a cantar:
de su diario, Gregorio
Martín de Guijo, con límpida prosa
aquí versificada por nefandos afanes de transgénero.

Dice Gregorio Martín de Guijo en una página de su diario:
En el brasero se empezó a dar garrote al dicho Cotita
y acabaron con todos los catorce
a las ocho de la noche
que les pegaron
fuego.
Sale
el Fuego: aplausos:
sale el Fuego: verdugo en llamas: sale el Fuego
y ardiente besa a Juan de la Vega en los labios: aplausos.
Un pudoroso biombo de flamas se despliega escondiendo tras de sí
la orgía a muerte del Fuego y los sodomitas
mientras el Otro, teñido de ceniza,
sube al brasero y se pone
a cantar:
Acaben ya, es nuestro ruego,
brasas, cauterios, rigores,
tormentos, lumbres, ardores,
amante brutal, oh Fuego.
Nada guardes para luego
pues ya, entre requiebros tantos,
morimos pariendo espantos:
se desatan de nosotras,
que en la pira ardemos, otras:
brujas de humo y leves mantos.

El Escribano lee en voz alta un papel que dice:
Juan de la Vega ha muerto.
Dice la Carne: Cotita de la Encarnación,
la Reina de los mayates,
ha muerto.
Dice la Naturaleza: La Reina de las mariposas nocturnas
ha sido seducida por la llama.
Dice la Santa Doctrina: Amén.
El Escribano
prende fuego al papel que dice
Juan de la Vega ha muerto. Y dice: Juan de la Vega
que en vida no fue
más que las permisivas orillas de un agujero
es ya
un agujero sin orillas.
Dice la Naturaleza:
Lamento por Juan de la Vega.
Dice la Carne: Lamento por Cotita de la Encarnación.

Dice la Naturaleza:
Memoria de los ajusticiados y Fábrica de las alegorías.
Dice
la Carne: Hagamos un requiem
que sea al mismo tiempo lo contrario: la canción
del deseo: la dolorosa canción del deseo en la voz de un castrati.
Canta el Otro fingiendo voz de soprano contra natura:
Tú, que de amor pereces,
pues en ti ensaña sus dardos Cupido,
San Sebastián pareces:
hermoso y sólo de flechas vestido.
Dulce martirio que de ti te arranca:
¡no es roja tu sangre, milagro, es blanca!
Dice
la Carne: Hagamos un altar
donde todas las imágenes estén de cabeza:
el altar de los santos invertidos: el retablo de los sodomitas.
Dice la Naturaleza:
Memoria de los ajusticiados y Fábrica de las alegorías.

No es extraño, digo yo, que en las redes sociales se patalee y se libren escaramuzas: tercos algunos, militantes otros, ingenuos otros más: defender la “otra historia”, la “otra versión”; peor aún: “la verdadera historia”. Obsesiones, afanes desde la fragilidad humana.

Dice
el Escribano:
De este modo termina
el “Retablo de los sodomitas novohispanos”:
perdonen sus yerros, sus ripios, sus versos farragosos.
Dice: De este modo termina el poema
y vuelve a comenzar
el mundo.

“Vuelve a comenzar el mundo”, escribe el poeta Fabre. Y sí, vuelve a comenzar. Pero acaso que un poeta escriba sobre catorce ajusticiados de hace 350 años,;que vuelva a contar una historia que sigue ahí, en el Archivo de Indias, acaso sea la mejor justicia: no dejar que la huella de un pasado, por doloroso o indignante que sea, se desvanezca ni que se vuelva exclusivo patrimonio de la comunidad de entendidos.

06
Ago
10

pequeñas notas históricas de viernes

NOTA PREVIAHoy viernes, faltan 42 DÍAS para el Bicentenario del Inicio de la Independencia. Digo, por si alguien quiere el dato.

NOTAS DE VIERNES:

Diversos mensajes me han llegando pidiendo algunas de estas cositas y otras las debía. Aquí van:

I. EL ACTA DE LA EJECUCIÓN DE MIGUEL HIDALGO

Certifico que en virtud de la sentencia de ser pasado por las armas, dada por el señor comandante general de estas provincias, brigadier don Nemesio Salcedo, contra el reo cabecilla de insurrección, Miguel Hidalgo, excura del pueblo de Dolores en este reino, previa la degradación por el juez eclesiástico competentemente autorizado, se le extrajo de la capilla del Real Hospital, en donde se hallaba, y conducido en buena custodia al patio interior del mismo, fue pasado por las armas en la forma ordinaria, a las siete de la mañana de este día, sacándose su cadáver a la plaza inmediata, en la que colocado en tablado a propósito estuvo de manifiesto al público, todo conforme a la referida sentencia; y habiéndose separado la cabeza del cuerpo en virtud de orden verbal del expresado superior jefe, se dio después sepultura dicho cadáver por la santa y venerable Hermandad de la Orden de penitencia de nuestro seráfico padre San Francisco en la capilla de San Antonio del propio convento.

Y para la debida constancia firmé la presente en la villa de Chihuahua a los treinta días del mes de julio del año de mil ochocientos once.

Manuel de Salcedo [Rúbrica], Chihuahua, agosto 5, 1811.

Se remitió oficio al señor Calleja y al intendente de Zacatecas con la cabeza.

II. LA INICIATIVA DE REELECCIÓN DE LOS OBREGONISTAS

Esta notita se la prometí a don Amado Cortés de Hidalgo,  radioescucha esforzado de Historia en Vivo (ya saben todos, sábados 10 de la mañana en Radio Ciudadana, en el 660 de AM o desde www.imer.com.mx), y aquí va:

A ese señor, Gonzalo N. Santos, el que dijo que “la moral es un árbol que da moras” y del que, con suerte, en las librerías de viejo se consiguen sus Memorias,  el bloque obregonista le debió en el octubre del lejano 1926, la iniciativa que abría el camino para la reelección de Álvaro Obregón. Pero el clima estaba preparado desde meses antes.  En la prensa que en esos días circulaba en la capital de la República, para variar, se empezaba a discutir si la constitución permitiá la reelección presidencial. Así empiezan la mitad de las grillas en este país.

Entre aquellas notas que brotaban por diversos medios, apareció la declaración “luminosa”, como les gustaba decir antes, de un abogado, Manuel Calero, que recordaba el dato: efectivamente, el artículo 82 constitucional estipulaba que el presidente no podría ser reelecto. Pero, con esa peculiar habilidad abogadil y puesto que el diablo está en los detalles, Calero apuntaba que la prohibición se refería al presidente en funciones, no a quien en otro momento hubiese ocupado el cargo… como por ejemplo, don Álvaro Obregón. El “agricultor” sonorense se debe haber carcajeado imaginándose las caras de todos los que tenían puestos enormes cirios porque el Manco o el Mocho (apodos harto familiares) se decidiera finalmente a quedarse en su casita y se olvidara de la grilla.

Para redondear la cosa, para variar (qué predecibles somos desde entonces, caray), Obregón asomó la cabeza y empezó a abrir la boca. Atacó a los carrancistas, se peleó con los “conservadores” y advirtió que, si lo seguían incordiando, no le iba a quedar otra (qué remedio), que regresar a la política para defender su buen nombre.

Ese era el ambiente cuando en octubre de 1926 el famoso Gonzalo N. Santos llevó al pleno el proyecto de reforma al artículo 82 de la constitución. Tan armada iba ya la cosa, que el proyecto se fue de volada a la comisión de puntos constitucionales, hubo dispensa de trámites y en dos días estaba aprobada con 199 votos a favor. (OJO: DOS DÍAS… para que tomen nota los señores congresistas). Menos de un mes después, por unanimidad, el Senado daba por aprobada la reforma.

Los estados se fueron integrando progresivamente a la reforma constitucional, con excepción de Chiapas, cuya legislatura pataleó, aunque más bien se debía a los buenos bonos que el general Francisco Serrano tenía por allá.

En sus memorias, Gonzalo N.Santos cuenta que Plutarco Elías Calles opinaba que una reelección de Obregón tendría, necesariamente, que pasar por una modificación constitucional, y para explicarle esto al Manco, mandó al propio Santos al Náinari a dar la explicación correspondiente.

En esas memorias, Santos cuenta que llevaba un memo en clave que decía “El Molinero del Norte saluda al Buey Limón y le envía sus últimas impresiones  que nuestro enviado amigo le explicará ampliamente de viva voz”. Aquí entraba Santos a explicar el asunto de la reforma. Obregón estuvo de acuerdo, según el relato, y puesto que Calles estaba de acuerdo, Santos podría presentar el proyecto en la Cámara de Diputados. El chiste era dejar claro que era una elección absolutamente nueva, no una reelección en sentido estricto.

A raíz de esa emisión de Historia en Vivo, mi querido don Pepe Fonseca me recordaba a un personaje que tuvimos la fortuna de conocer: don Gustavo de Anda, que escribió cada semana en El Heraldo de México hasta que la vejez se lo impidió. Uno podía estar o no de acuerdo con lo que escribía, pero era interesantísimo escucharlo. Entre otras cosas, es importante en esta historia porque don Gustavo era un muchachito de unos quince años que estaba presente en La Bombilla el día del asesinato de Obregón. Hijo de un amigo del caudillo, recordaba algunas cosas, como por ejemplo, que la situación económica de Obregón no era buena. incluso, que estaría quebrado, a tal grado, que cuando resolvió regresar a la capital, un grupo de amigos era responsable de reunir de sus respectivos peculios, el monto de la renta de la casa que ocupaba el general en la avenida Jalisco, en la colonia Roma, y que hoy se llama Álvaro Obregón. Si don Gustavo podía contar esas cosas, era porque él, jovencito avispado, era el encargado de llevar ese dinero a su destino.

Promesa cumplida, don Amado.

 III. CONVERSACIONES EN LA CATEDRAL

Estas sí que son unas señoras actividades conmemorativas de los centenarios de este año: además de conferencias muy atractivas, hay recorrido por diversos puntos de la Catedral. Una sensacional oportunidad, de veras. Y las agrego acá porque prometí a los queridos radioescuchas de Historia en Vivo ponerlas a su disposición:

Conferencias Catedral Metropolitana de Mexico.
Conmemoración del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución Mexicana.

Las conferencias tendrán lugar en la Capilla de Ánimas que se encuentra en la calle de Guatemala a espaldas de la Catedral.

 “Cuando Dios dice dar, hasta los costales presta”. La recaudación del diezmo en el arzobispado de México durante la guerra de independencia (1810-1821).
Alberto Ortega González.
6 de agosto 5:00 PM

Los padrones parroquiales del Sagrario de la Catedral Metropolitana de México en el periodo independentista (1810-1821).
Claudia Ferreira Ascencio.
20 de agosto 5:00 PM

Músicos de la catedral de México en la década de la independencia (1810-1821).
Citlalli Campos Olivares.
3 de septiembre 5:00 PM

Periplos en la catedral de México de los restos de los héroes de la independencia (1823-1860).
Carlos Flores Claudio.
17 de septiembre 5:00 PM

Los restos de los héroes de la Independencia: de la catedral al Paseo de la Reforma (1860-1925).
Carlos Flores Claudio.
1 de octubre 5:00 PM

Monseñor Joaquin Arcadio Pagaza.
Arturo Ramírez Trejo.
15 de octubre 5:00 PM

Monseñor Emeterio Valverde Téllez.
29 de octubre 5:00 PM

Monseñor Ignacio Montes de Oca.
Roberto Heredia.
12 de noviembre 5:00 PM

 




En todo el Reino

mayo 2017
L M X J V S D
« May    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6.469 seguidores

Y EN EL VÉRTIGO DE TWITTER…

Aquí se habla de:

Para tener a mano

"Hidalgo la historia jamás contada" Adolfo López Mateos Agustín de Iturbide Alejandro Giacomán Ana de la Reguera Antonio Serrano Bertha Hernández Bicentenario del Inicio de la Independencia Biografía de Ignacio Manuel Altamirano Centenario de la Decena Trágica Centenario del Inicio de la Revolución Cine mexicano Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos conmemoraciones cívicas Conmemoraciones del año 2010 conmemoraciones históricas conmemoración del 20 de noviembre conmemoración de la batalla del 5 de mayo cráneo de Miguel Hidalgo cultura funeraria mexicana del siglo XIX Daniel Giménez Cacho Decena Trágica Demián Bichir desfile conmemorativo del 20 de noviembre Día de Muertos en México embalsamamiento de cadáveres Federico Gamboa Francisco I. Madero Francisco Zarco Fuertes de Loreto y Guadalupe Gabriel García Márquez Guillermo Prieto Historias de periodistas mexicanos homenaje a los restos de los caudillos de la independencia Ignacio Allende Ignacio Manuel Altamirano Ignacio Zaragoza Jacobo Dalevuelta Joaquín D. Casasús Josefina Zoraida Vázquez José Emilio Pacheco Laura Méndez de Cuenca Leona Vicario Libros Bertha Hernández G. libros de texto gratuitos Manuel Acuña Martín Luis Guzmán Maximiliano de Habsburgo Miguel Hidalgo Miguel Hidalgo y Costilla Monedas conmemorativas Muerte de Ignacio Manuel Altamirano México Conmemoraciones del Bicentenario Palacio Nacional Panteón del Campo Florido Panteón de San Fernando Pelicula El Infierno Peliculas del Bicentenario México 2010 Película "Héroes Verdaderos" Película Hidalgo la Historia Jamás Contada Películas Bicentenarias Películas del Bicentenario México películas históricas Películas sobre Miguel Hidalgo Pepe Fonseca Personajes en monedas de 5 pesos conmemorativas Poetas mexicanos del siglo XIX Reportero Gabriel García Márquez Restos de José María Morelos restos de los caudillos de la Independencia Restos humanos de personajes célebres Rosario de la Peña y Llerena Terremoto de 1985 en la Ciudad de México traslado de los restos de los caudillos de la independencia en 1823 Zócalo de la Ciudad de México

A %d blogueros les gusta esto: