Posts Tagged ‘Marcha de la Lealtad

11
Feb
11

La perra duda: las locuras de un 9 de febrero.

Ignoro quién sea el autor de la idea delirante de poner al presidente de la República a cabalgar por el cerro de Chapultepec. La foto que ha circulado en algunas partes es, hasta eso, bonita. Pero este es uno de esos casos donde uno hace la perra pregunta: ¿como para qué? Exactamente, ¿qué se deseaba conseguir con la ocurrencia? Algunos periódicos on line cabecearon que con esta peculiar puntada, el presidente “evocó” el recorrido que hace 98 años hizo Francisco I. Madero, del castillo de Chapultepec a Palacio Nacional, para acudir a su cita con la muerte y la traición…. evocar… ¿y no podría evocar a Madero sin necesidad de subirse al caballo? Esto es como aquel rollo del año pasado, según el cual, si no estábamos ante los restos de los héroes de la Patria resultábamos unos pobres idiotas que no hemos comprendido, como hijos desobligados, la trascendencia del legado de los héroes de la insurgencia. Es como aquel personaje, del que ya hemos hablado aquí, que, cuando sacan a orear (después de los numeritos del año pasado ya sabemos que en 1895 no le aplicaron los tres movimientos de Fab -remoje exprima y tienda-) a los restos de Hidalgo y sus ilustres compañeros, insiste en que las honorables autoridades de la catedral permitan que su sobrinito le dé un besote al cráneo del padre de la patria.

Como ahora me cuentan que, al abrir las mentadas urnas, eso “olía a muerto” de a deveras, sabemos ya que no hubo operación limpieza -detalle morboso: me dicen que hasta venas tenían pegadas todavía algunos huesitos-, como en su momento aseguraron algunos periódicos como El Mundo Ilustrado (Carajo. ¿Ven? Otra volada)  y por eso debemos dar gracias que, en su momento, los periódicos de la época no recuperaron las declaraciones del escuinclito, que, hasta donde recuerdo respondía por Idelfonso, porque seguramente habrían resultado impublicables. Para que vean como era la vida antes de que a alguien se le ocurriera que los niños tenían derechos.

Y todo esto como para concluir que, en esto de las evocaciones históricas, hay que tener cuidado con las equivocaciones. Hicieron cabalgar al presidente en un tramo donde seguramente el riesgo estaba acotado a lo mínimo (ustedes opinarán lo que gusten del Estado Mayor Presidencial, pero de que conocen su negocio, lo conocen y muy a fondo, y no se andan con bobadas ni especulaciones-) y precisamente por eso, nadie de ese conglomerado que llamaríamos “pueblo”, “sociedad civil” y yerbas similares vio al presidente en su interpretación de don Pancho Madero. Es decir: lo hicieron darse el paseíto ecuestre para tomarle la foto rodeado de los cadetes del Colegio Militar -que deben haber estado encantados- , para tomarle el video que se manejó en algunos noticieros. Es decir, se inventa una ilusión mediática, un artificio con pretensiones históricas para consumo de los medios. El problema es que juguetitos de comunicación de este tipo no garantizan la primera plana de TODOS los periódicos, y no mucho más de unos cuantos segundos de televisión. Y el hecho de que se publique o transmita no lo convierte en un éxito. Exponen al señor que trabaja de presidente y  a la investidura presidencial que tantos bocones juran por su madrecita que están dispuestos a defender, a la mofa, a la befa, al escarnio y al pitorreo característicos del humor mexicano. Vuelvo a preguntar, ¿como para qué?

Lo peor es que se me ocurren una bola de preguntas incómodas, de esas a las que a nadie de aquel lado le gusta contestar, aunque el IFAI les tuerza la manita: ¿por qué este año? ¿Por qué no en 2010? ¿Por qué no en 2011? ¿Por qué no en 2012, digo, para cerrar con broche de oro? ¿por qué el aniversario 98 de la Marcha de la Lealtad es mejor que el 97, que el 96 o el 99 como para  hacer estos osos?  Y ya que vamos a hacer el oso, ¿cómo le hacemos para que funcione y la gente no lo agarre de botana? ¿es que hay osos inevitables? Hasta quedaba mejor la foto del presidente lanzando pelotas de beisbol. Mejor las curiosidades cotidianas que andar en eso de las evocaciones de bulto. Claro que podría ser peor: no hemos sabido de invocaciones espiritistas… hasta el momento.

 Ahora que llegue junio, ¿van a p0ner al presidente a cabalgar o lo van a trepar en un coche descubierto -y si se consigue carruaje descubierto mejor- para “evocar” la entrada triunfal de don Pancho hace un siglo? Si ya sabemos que la “evocación” de Hidalgo del 16 de septiembre de 2010 (poner al presidente a repetir, en el mismo lugar y a la misma hora las mismas palabras conque Hidalgo desató el mitote independentista) pasó prácticamente inadvertida porque tres cuartas partes del país estaba profundamente dormida después de la pachanga de la noche anterior, y la otra cuarta parte (y es, lo admito una estimación optimista) estaba en una muy relativa vigilia, y no advirtió la riqueza del detalle, yo aún tengo la perra duda: ¿qué se gana con volver realidad estas ocurrencias?

Y la mera pregunta importante: ¿quién se muere de aburrimiento y ocio en alguna parte del gobierno federal como para andar inventando estas puntadas, que flaco favor le hacen a la investidura presidencial? Y ya mejor no pregunto qué dice la normativa de la banda presidencial sobre eso de irse a pasear a caballo con el accesorio puesto.

Anuncios



En todo el Reino

diciembre 2018
L M X J V S D
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 7.584 seguidores

Y EN EL VÉRTIGO DE TWITTER…

Comentarios recientes

José Antonio Aspiros… en Postales del tiempo pasado: El…
Eduardo Rabell en Postales del tiempo pasado: El…
Gladys en Muerto y bien muerto: esas ley…
Gladys en Muerto y bien muerto: esas ley…
Bertha Hernández en Postales del tiempo pasado: El…
Manuel de la rosa en Postales del tiempo pasado: El…
Bertha Hernández en Postal del pasado remoto: los…
Carlos Gaudencio Vil… en Postal del pasado remoto: los…
juan carlos gonzalez en La Patria está en todas p…
Bertha Hernández en El grito según Federico G…

Aquí se habla de:

Para tener a mano

"Hidalgo la historia jamás contada" Adolfo López Mateos Agustín de Iturbide Alejandro Giacomán Ana de la Reguera Antonio Serrano Bertha Hernández Bicentenario del Inicio de la Independencia Biografía de Ignacio Manuel Altamirano Centenario de la Decena Trágica Centenario del Inicio de la Revolución Cine mexicano Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos conmemoraciones cívicas Conmemoraciones del año 2010 conmemoraciones históricas conmemoración del 20 de noviembre conmemoración de la batalla del 5 de mayo cráneo de Miguel Hidalgo cultura funeraria mexicana del siglo XIX Daniel Giménez Cacho Decena Trágica Demián Bichir desfile conmemorativo del 20 de noviembre Día de Muertos en México embalsamamiento de cadáveres Federico Gamboa Francisco I. Madero Francisco Zarco Fuertes de Loreto y Guadalupe Gabriel García Márquez Guillermo Prieto Historias de periodistas mexicanos homenaje a los restos de los caudillos de la independencia Ignacio Allende Ignacio Manuel Altamirano Ignacio Zaragoza Jacobo Dalevuelta Joaquín D. Casasús Josefina Zoraida Vázquez José Emilio Pacheco Laura Méndez de Cuenca Leona Vicario Libros Bertha Hernández G. libros de texto gratuitos Manuel Acuña Martín Luis Guzmán Maximiliano de Habsburgo Miguel Hidalgo Miguel Hidalgo y Costilla Monedas conmemorativas Muerte de Ignacio Manuel Altamirano México Conmemoraciones del Bicentenario Palacio Nacional Panteón del Campo Florido Panteón de San Fernando Pelicula El Infierno Peliculas del Bicentenario México 2010 Película "Héroes Verdaderos" Película Hidalgo la Historia Jamás Contada Películas Bicentenarias Películas del Bicentenario México películas históricas Películas sobre Miguel Hidalgo Pepe Fonseca Personajes en monedas de 5 pesos conmemorativas Poetas mexicanos del siglo XIX Reportero Gabriel García Márquez Restos de José María Morelos restos de los caudillos de la Independencia Restos humanos de personajes célebres Rosario de la Peña y Llerena Terremoto de 1985 en la Ciudad de México traslado de los restos de los caudillos de la independencia en 1823 Zócalo de la Ciudad de México
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: