26
May
10

Postales del tiempo pasado: El Sargento Manuel de la Rosa o los veteranos de la batalla del cinco de mayo

Don Manuel de la Rosa, a quien una vez le dijeron que en su frente estaba la señal de la victoria

Este es el sargento Manuel de la Rosa, que, hasta los años cincuenta del siglo XX, andaba por allí. Veterano de la guerra de Intervención, era uno de esos que cada cinco de mayo podía mostrar sus heridas y decir que se las habían hecho aquella jornada cuando las armas nacionales se cubrieron de gloria, pero también es probable que viese en algún momento al general Zaragoza enfurecido, enberrinchado, con ganas de quemar Puebla.

Al sargento de la Rosa lo he conocido a través de un reportaje delicioso como ya no le enseñan a escribir a los chicos en ninguna escuela de periodismo. Publicado hacia 1952, y escrito por el reportero Alberto Gutiérrez Sánchez, de quien, hasta el momento, no he encontrado datos biográficos, ni el diario para el cual trabajaba. Por suerte para nosotros, el libro compilado en 1990 por la desaparecida PIPSA, México en 100 Reportajes 1891-1990, conservó (me imagino más por el personaje del reportaje que por el periodista) este trabajo. Bellísima antología aunque horrorosa edición, tiene el mérito de contener desde el reportaje de la muerte de Guillermo Prieto, uno de los santos tutelares de este Reino, ocurrida en 1897, hasta el rescate, en 1989, de las piezas prehispánicas que se robaron del Museo Nacional de Antropología e Historia en 1985 y que, cuenta la leyenda urbana, fueron la causa de que el historiador Enrique Florescano, director del museo en los días del robo, encaneciera en una sola noche.

Para cuando el reportero Gutiérrez Sánchez escribió del sargento De la Rosa, en ese lejano 1952, don Manuel tenía ¡nada más! 113 años. Como el tiempo se cobraba la fama, ya no estaba el veterano del cinco de mayo para aguantar sus recorridos a pie, de ida y vuelta, entre Palacio Nacional y el bosque de Chapultepec. Entonces, lo llevaban a los actos conmemorativos en un jeep. Tenía, a esas alturas, una gota más o menos molesta. Pero todavía se salía a la calle a pasear. Además, el camión de quince centavos de entonces, no le costaba nada, porque los choferes ya conocían bien a “don Manuelito” y nunca se hubieran rebajado a cobrarle a un héroe de la patria.

Cuenta el reportero Gutiérrez que a don Manuelito, “todo mundo lo quería” y la explicación es tan bonita que aquí se las pongo, para que el sargento De la Rosa sonría dondequiera que ande, y Alberto Gutiérrez Sánchez vuelva a vivir en sus escritura: “A lo mejor es porque, en el tuntún vacilador y tristón de nuestra vida diaria y en un suave rinconcito de nuestro corazón tricolor, ése de los cohetes jubilosos y los discursos de incendio, su nombre humilde y su figura endeble son un símbolo limpio, fuerte, trascendente, de lealtad a la patria, que anda metido en un poquito de historia honda, verdadera y nuestra. “

Vivía el sargento De la Rosa cerca del actual Archivo General de la Nación, en el rumbo de Lecumberri, en la tercera calle de Hojalatería. Zacatecano, muy bailador en sus mocedades, muy chamaco le tocó ser corneta (dice el reportero que otro poco y se presenta ante Zaragoza de pantalón corto) del 15o. Batallón que comandaba Sóstenes Rocha, quien a veces lo pescozoneaba con las espada. Rescató una bandera de las filas enemigas, anduvo en Loreto y Guadalupe en 1862, luego en el 2 de abril, en La Carbonera… presumía en ese 1952 sus dos condecoraciones más queridas: una se la había prendido al pecho el mismísimo presidente Juárez, la otra, Porfirio Díaz.

Tenía nietos el sargento de la Rosa, y uno chiquito que hoy será un hombre ya entrado en años, Arturo, le recitaba a su abuelo: “Yo vi volar en el viento/a una chuparrosa/que llevaba en el piquito/ el sargento De la Rosa“… por este solo reportaje, Alberto Gutiérrez Sánchez debe estar en el cielo de los periodistas.

ALTA TRAICIÓN 3: ¿Qué es eso del Himno Bicentenario?

De veras, ya nada más nos falta el perro Bicentenario (les tengo guardadas unas fotos…) y me temo que de aquí a septiembre aparezca de repente, moviendo el rabo o llegando al escenario con el trotecito que caracteriza a los perros que tienen todo dominado y bajo control. No faltará el perro que se quiera sumar a los voluntarios del australiano Rich Birch, con eso de que quieren a diez mil… Total, no será el primer perro en la historia mexicana, aunque eso es una entrada de próxima publicación en este reino. Apuntemos, por lo pronto, que, en momentos emocionantes, importantes y hasta trascendentes, hay un perro para dar fe de la relevancia del asunto.

Pero por lo pronto, y a falta de perro, resulta que al gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, se le ha ocurrido, en esta sarta de puntadas que bordean las conmemoraciones de 2010, encargar un “Himno del Bicentenario” que no tendría nada de reclamable (total, cada quien se gasta su lana como le da la gana… en el supuesto de que la tenga de a deveras…) si no fuera porque la letra, además de ser bastante medianita (hasta me gusta más el poemita del otro día, ese de los juegos florales de 1962), asoma las orejas de la herencia ¿cristera? a la que tan afecto es, según cuentan, el gobernador Oliva, a quien la imaginería política insiste en meter en ese bote tenebroso que llaman El Yunque. Razones no faltan, Guanajuato es el estado que presume de ser la Cuna de la Independencia, y al mismo tiempo es el estado donde queman libros de texto gratuitos de biología por contener elementos de educación sexual. Lindo Bicentenario.

Hoy martes, el diario capitalino Reforma da la nota en su primera plana: “Alaba Oliva a Cristo rey” (“Alaba Oliva…” uff… estos nunca van a aprender a cabecear [titular notas] como Dios manda). Y conste que lo consigno nada más porque es parte del “clima” (jajajajaja) de las conmemoraciones:

“Ay, mi Guanajuato, en tus potreros sigue galopando [¿qué o quién galopa?]/El amor del pueblo [por quién o qué] se manifiesta en el cura Hidalgo [¿¿en el cura??]”

“Lindo Guanajuato, tus peregrinos le van rezando [al cura, me imagino]/Nuestro Cristo Rey [ya salió el peine] es el buen pastor/de este Estado santo [ah, caray]”

Lo más entretenido de esto es que el Himno dichoso ya está grabado y presentado a los integrantes de la Conago, que hace unos días andaban de visita en Guanajuato. El autor es un tal Enrique Guzmán Yáñez, alias “Fato” que me imagino debe ser celebridad local.

El caso es que ya se ha armado oootro oso bicentenario con la letra del Himno. Y la verdad, me parece que hay buenas razones. No sé si al gobernador o a Fato se les olvida que en México hay un estado laico, y que estas son unas conmemoraciones laicas [bueeeno, pero como seguimos con eso de las reliquias patrias…]. Me corrijo: Puede que a Fato se le haya olvidado, pero al gobernador Oliva, simplemente le importa un pistache y hace lo que le da la gana. El pequeño detalle es que el Himno, como el resto de las cosas que se están produciendo en el contexto de las conmemoraciones del Bicentenario del inicio de la Independencia, se hacen CON RECURSOS PÚBLICOS. Si el gobernador Oliva quiere hasta una pastorela, que se la encargue a Fato, a Gato, a Pato o a Rato, pero que la pague de su bolsa. Y yo me pregunto: ¿y qué no hay nadie que tenga que ver que estas cosas no pasen con el dinero PÚBLICO de las conmemoraciones, estatal o federal? Y sí, es una pregunta con una pizca de exigencia y de hartazgo. La neta, mejor hablemos de perros.


9 Responses to “Postales del tiempo pasado: El Sargento Manuel de la Rosa o los veteranos de la batalla del cinco de mayo”


  1. 1 Roberto Juan Manuel de Rada Galván.
    febrero 27, 2012 a las 1:16 am

    Yo tengo un periódico de Zacatecas, donde está un excelente reportaje del sargento Manuel de la Rosa. Se dice que fue uno de los soldados que hicieron fuego sobre El Emperador Maximiliano, y los Generales Miramón y Mejía en el Cerro de las Campanas, en 1867. se casó en tres ocasiones por viudez. Su tercera esposa la tuvo a una edad avanzada y tuvo más de 10 hijos en total. Nació en 1840, y murió en 1954, pero no alcanzó a cumplir los 114 años aunque se ha dicho que murió de esa edad.

    • 2 Bertha Hernández
      marzo 1, 2012 a las 12:48 pm

      Muchas gracias por visitar este Reino. Son interesantes los datos que nos compartes sobre el Sargento de la Rosa. Voy a buscar algo que podamos publicar en este blog ahora ´para el 150 aniversario de la batalla del 5 de mayo. Lo que me llama la atención es que también le hayan colgado el asunto de que formó parte del grupo que fusiló a Maximiliano y a sus generales. Me parece curioso, porque lo mismo decían de Aureliano Blanquet, el general que tomó preso a Francisco I. Madero en Palacio Nacional. Nada había de comprobado en aquella versión, pero desde luego que Blanquet la dejaba correr. Prometo revisar. Mil gracias y acá seguimos conversando.
      Bertha.

  2. 3 Antonio de Jesús Fuentes Ruiz
    mayo 5, 2012 a las 3:53 pm

    Maestra Bertha: Le escribo mientras la escucho. Recibí su cariñoso saludo a propósito de mi petición sobre la biografía del general Zaragoza. Muchas gracias, voy a conseguirla de inmediato. Me llamó maestro; fíjese que no lo soy, hubiera sido un honor. Uno muy grande, pues mis padres lo son. De hecho soy contador público, pero hace algún tiempo que de forma autodidacta tengo un gran interés por la historia y la cultura en general. Lo poquito que se, de lo debo en gran medida a personas como usted, que nos transmiten con enorme entusiasmo y de forma clara y acertiva, conocimientos y verdades que se forman en años de estudio e investigación. Lo que si soy y se lo digo con ese mismo cariño que yo sentí hoy de usted, su mejor alumno. Seguimos Maestra. Feliz 5 de mayo. Hablenos por favor en el futuro, de más triunfos conseguidos a largo de nuestra historia.

    • 4 Bertha Hernández
      mayo 30, 2012 a las 3:30 am

      Mi queridísimo don Jesús: disculpe este retraso en contestar. Ando atormentada por el fantasma de Martín Luis Guzmán, protagonista del siguiente libro, y llevo semanas enteras hurgando en su inmenso archivo, para descifrar algunas claves de su vida y desgarrar el velo que un rencor generacional le impuso. Tengo entradas de blog dejadas a la mitad y algún comentario por responder. Pero acá estoy. Le agradezco todos sus amables comentarios y sí, seguiremos hablando de las historias buenas de este sufrido país, que las hay y es preciso contarlas para que nadie se olvide de ellas. Le mando un abrazo fuerte y cariñoso.
      Bertha.

      • 5 Antonio de Jesús Fuentes Ruiz
        mayo 30, 2012 a las 3:03 pm

        Maestra Bertha: Pues estoy en el primer lugar de la fila esperando su libro sobre don Luis Guzmán. Enhorabuena. Seguimos.

  3. enero 24, 2014 a las 3:54 am

    Quizás porque ya tengo edad para ello, me surgen muchos recuerdos de la infancia y la juventud. Hoy me acordé, sin saber por qué, del sargento De la Rosa y decidí buscar en Internet. Así di con este blog de la maestra Bertha Hernández, a quien le ruego también que me indique si ya salió su libro sobre Martín Luis Guzmán y quién lo edita o cómo conseguirlo. Del sargento De la Rosa le oí hablar tanto a mi querida abuela, veterana no reconocida de la Revolución, que me intrigó el personaje y tuve la fortuna de verlo un día sentado junto a la puerta posterior de un autobús de segunda clase, en alguna calle de la Ciudad de México. Mi abuela y yo, estábamos enfrente de él. Cuando murió el argento De la Rosa yo tenía apenas 10 años, así que debo haberlo visto ya en sus últimos tiempos. Ah, olvidé presentarme: soy periodista como Alberto Gutiérrez Sánchez, el del reportaje de 1952, y entre las muchas disciplinas que me gustan y divulgo, destaca la Historia.
    Gracias y mi modesta felicitación, Maestra Hernández.

    • 7 Eduardo De la Rosa
      abril 23, 2014 a las 3:21 pm

      Hola, buen día, es muy grato encontrar información del Sargento De la Rosa, es mi bisabuelo, obviamente no lo conocí, incluso en el registro de dos de mis hermanos aparece como abuelo, ya que mi abuela Mercedes fue madre soltera.

      Dios les bendiga.

      • 8 Bertha Hernández
        abril 23, 2014 a las 5:03 pm

        Muchas gracias, don Eduardo, por llegar a este reino. Y me alegra que le guste lo que ha leído sobre su bisabuelo. Me interesa muchísimo contactar con usted. Hoy recibirá un correo mío.
        Mil gracias y saludos.
        Bertha.

  4. 9 JUAN ANTONIO HERNANDEZ SANCHEZ
    septiembre 2, 2016 a las 11:57 pm

    HOLA ESTIMADOS AMIGOS, MI ABUELO JOSE SANCHEZ NOS CONTO QUE LA BATALLA DEL 5 DE MAYO SE GANO POR QUE EL CORNETIN TOCO ATAQUE YA QUE ZARAGOZA HABIA DICHO QUE TOCARA REPLIEGUE Y CON ELLO RETIRADA, EL CORNETIN TOCO ATAQUE Y MOTIVO AL EJERCITO MEXICANO Y A INDIOS ZACAPOAXTLAS A SEGUIR LUCHANDO…….GRACIAS ABUELO POR CONTARME HISTORIAS INOLVIDABLES.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


En todo el Reino

mayo 2010
L M X J V S D
« Feb   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6.465 seguidores

Y EN EL VÉRTIGO DE TWITTER…

Aquí se habla de:

Para tener a mano

"Hidalgo la historia jamás contada" Adolfo López Mateos Agustín de Iturbide Alejandro Giacomán Ana de la Reguera Antonio Serrano Bertha Hernández Bicentenario del Inicio de la Independencia Biografía de Ignacio Manuel Altamirano Centenario de la Decena Trágica Centenario del Inicio de la Revolución Cine mexicano Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos conmemoraciones cívicas Conmemoraciones del año 2010 conmemoraciones históricas conmemoración del 20 de noviembre conmemoración de la batalla del 5 de mayo cráneo de Miguel Hidalgo cultura funeraria mexicana del siglo XIX Daniel Giménez Cacho Decena Trágica Demián Bichir desfile conmemorativo del 20 de noviembre Día de Muertos en México embalsamamiento de cadáveres Federico Gamboa Francisco I. Madero Francisco Zarco Fuertes de Loreto y Guadalupe Gabriel García Márquez Guillermo Prieto Historias de periodistas mexicanos homenaje a los restos de los caudillos de la independencia Ignacio Allende Ignacio Manuel Altamirano Ignacio Zaragoza Jacobo Dalevuelta Joaquín D. Casasús Josefina Zoraida Vázquez José Emilio Pacheco Laura Méndez de Cuenca Leona Vicario Libros Bertha Hernández G. libros de texto gratuitos Manuel Acuña Martín Luis Guzmán Maximiliano de Habsburgo Miguel Hidalgo Miguel Hidalgo y Costilla Monedas conmemorativas Muerte de Ignacio Manuel Altamirano México Conmemoraciones del Bicentenario Palacio Nacional Panteón del Campo Florido Panteón de San Fernando Pelicula El Infierno Peliculas del Bicentenario México 2010 Película "Héroes Verdaderos" Película Hidalgo la Historia Jamás Contada Películas Bicentenarias Películas del Bicentenario México películas históricas Películas sobre Miguel Hidalgo Pepe Fonseca Personajes en monedas de 5 pesos conmemorativas Poetas mexicanos del siglo XIX Reportero Gabriel García Márquez Restos de José María Morelos restos de los caudillos de la Independencia Restos humanos de personajes célebres Rosario de la Peña y Llerena Terremoto de 1985 en la Ciudad de México traslado de los restos de los caudillos de la independencia en 1823 Zócalo de la Ciudad de México

A %d blogueros les gusta esto: